Uncategorized

Aterrizar un avión: 10 consejos para un aterrizaje suave y grasoso

Se dice que cualquier piloto es tan bueno como su último aterrizaje. Aterrizar un avión en una pista es un proceso complejo de maniobras y entradas de control que pone a prueba a cada estudiante piloto hasta el límite. Incluso después de que finalice el entrenamiento de vuelo, un piloto siempre aspirará a realizar grandes aterrizajes: es la parte clave de volar donde el éxito se puede medir definitivamente, ya sea por un aterrizaje suave y sin esfuerzo… o por algo completamente diferente.

Al aterrizar un avión, se deben hacer una multitud de cosas a la vez. Y dado que su aterrizaje también dependerá de factores externos (velocidad del viento, dirección, temperatura del aire, etc.), incluso el mejor piloto solo tiene cierto control sobre cómo se realiza el aterrizaje. Nadie hace un aterrizaje perfecto todas y cada una de las veces, pero con los siguientes consejos de aterrizaje puede tener la mejor oportunidad de impresionar a sus pasajeros, a usted mismo y tal vez incluso a los operadores de la torre también:

Hacer un enfoque fuerte – Un gran aterrizaje siempre comienza con una gran aproximación. En su tramo a favor del viento, ya esté en la altitud del patrón. Ya estar en la velocidad aerodinámica correcta. Verifique su indicador de rumbo y asegúrese de que su avión vuele paralelo al rumbo de la pista. Hacer estas cosas con anticipación lo liberará para que realmente se concentre en su base y en los tramos finales; si se atrasa en estas tareas, tendrá que jugar a ‘ponerse al día’ con todo el proceso de aterrizaje.

Concentrarse – Volar con amigos siempre es divertido, pero cuando llega el momento de aterrizar un avión, el piloto debe concentrar el 100 % de su atención en el proceso de aterrizaje. Con demasiada frecuencia, una conversación continuará todo el camino hasta la pista, y el aterrizaje siempre sufrirá por ello. Después de llamar a su viento a favor, silencie cortésmente a sus pasajeros para que pueda prestar toda su atención a su altitud, velocidad y posición sin otras distracciones.

Centro de estancia – Aprender a volar en una pista ancha y permanecer en la línea central puede no parecerle tan importante. Sin embargo, a medida que visite campos más pequeños, aprenderá que, a veces, permanecer en el centro de la pista es la única opción que tiene. Después de cambiar de base a final, alinearse rápidamente. Concéntrese en mantener el morro del avión apuntando hacia esa línea central, usando pequeños movimientos de alerón y timón para evitar desviarse. Cuando llegue su aterrizaje, ese es un eje menos (guiñada) del que tendrá que preocuparse, lo que lo liberará para concentrarse en los otros dos.

Usa Flaps Correctamente – Aterrizar un avión correctamente requiere aterrizar en el lugar correcto a la velocidad adecuada. Llegar a esa posición y velocidad es la parte difícil, pero afortunadamente para ti, tienes algunos amigos que te ayudarán: flaps. Sin embargo, asegúrese de estar usando sus flaps correctamente, y no solo bajándolos automáticamente en un momento o punto específico durante su secuencia de aterrizaje. Aprender a aterrizar requiere perforar el patrón con una repetición constante, y es demasiado fácil simplemente archivar los flaps en la parte posterior de su lista de verificación mental como algo “que hacer” en su base y piernas finales. La verdad es que un piloto debe usar los flaps de una aeronave en diferentes configuraciones durante diferentes escenarios dependiendo de la velocidad del viento, la dirección del viento, la altitud, la velocidad del aire y la longitud de la pista en la que aterriza. Establecer sus flaps demasiado pronto conducirá a una aproximación alta, con una corrección excesiva al bombardear en picado la pista. Establecerlos tarde podría mantener su velocidad aerodinámica indeseablemente alta. Tampoco sientas que tienes que usar todas las muescas de los flaps en todo momento; en algunas situaciones, es mejor aterrizar con flaps parciales o incluso (en condiciones de mucho viento) sin ningún flap.

La experiencia es el mejor maestro aquí, y tomará tiempo de vuelo en ese avión en particular para que se acostumbre al uso óptimo de los flaps. Entiende que no es algo que se pueda aprender estrictamente de un libro de texto.

Utilice los números de pista – Al aterrizar un avión, la frase ‘apuntar a los números’ se escucha comúnmente, pero los pilotos rara vez llegan a aterrizar en ellos. La mayoría de los pilotos están demasiado ocupados observando la velocidad del aire y el cabeceo como para preocuparse por dónde están los números, especialmente en pistas más largas con mucho espacio. Aún así, puede usar los números de pista para ayudarlo a llegar al punto de aterrizaje deseado si pasa algún tiempo observándolos durante su aproximación final. A medida que se acerque su momento de aterrizaje, debe tener una buena idea si está alto, bajo o justo en el objetivo. Si es alto, apunta hacia un punto en algún lugar antes de los números pueden ayudarte a bajar un poco de altitud. Si es bajo, mire un poco más allá de los números para levantar la nariz. Ajuste el acelerador donde sea necesario para que el morro haga lo que necesita. Esto puede parecer un pequeño truco obvio, pero si se usa durante el aterrizaje, puede ser de gran ayuda con su posición de aterrizaje.

Deslizarse lateralmente – Una maniobra de la que se habla a menudo en el libro de texto de cualquier alumno piloto sería el deslizamiento lateral. Durante el aterrizaje, se puede usar un deslizamiento lateral para eliminar la altitud no deseada sin aumentar la velocidad aerodinámica o tener que bombardear la pista. Al aplicar timón y alerón opuestos, la aeronave se deslizará en posición vertical sin cambiar su dirección de vuelo. Si eres estudiante de piloto, querrás practicar mucho esta maniobra. En realidad, suena más complicado de lo que realmente es. A medida que avanza en su entrenamiento de vuelo, se encontrará deslizándose lateralmente durante los aterrizajes sin siquiera ser consciente de hacerlo. Sin embargo, siéntase cómodo con él, porque es un buen truco para tener en su bolso cuando necesite usarlo durante una aproximación final alta.

Actitud, velocidad aerodinámica, altitud – A medida que se acerca la pista, su atención se trasladará a sus instrumentos principales. La velocidad del aire es fundamental aquí, ya que desea evitar la pérdida de velocidad a toda costa. Asegúrese de mantener con seguridad por encima de las velocidades mínimas de pérdida para la configuración de flaps de su aeronave, y también asegúrese de no ir demasiado rápido. Ajuste el morro del avión para mantener la aguja de velocidad aerodinámica donde debería estar y utilice la potencia para corregir su altura sobre la pista. Si monitoreó estos tres instrumentos durante su etapa base y final, debe estar muy cerca de su punto de aterrizaje deseado al aterrizar el avión.

Mira por la pista – Mirar hacia la pista al aterrizar un avión es otro gran consejo para acertar con el tiempo de la bengala: te brinda una mejor referencia del horizonte real que mirar el suelo que se precipita debajo de ti. Requiere algo de práctica, pero eventualmente puede mantener el equilibrio manteniendo la vista en el horizonte, mientras observa periféricamente su altura sobre la pista. Mientras hace esto, sus manos realizarán ajustes subconscientes en la rueda de control que deberían suavizar su trayectoria de deslizamiento.

Bengala, Flotación y Acelerador – Saber cuándo disparar es la mitad de la batalla. Saber cuánto quemar es la otra mitad. Obtenga ambos movimientos de control correctos y sus ruedas engrasarán la pista. Durante su bengala, haga movimientos suaves y controlados con la rueda o el yugo. Estás muy cerca del suelo ahora, y cualquier movimiento grande o brusco se amplificará con resultados desastrosos. Una vez que se enciende, debe saber de inmediato si está alto o bajo. Una llamarada baja se puede solucionar aplicando suavemente más contrapresión a la rueda de control. Una llamarada alta se puede corregir manteniendo la presión de control y aplicando una ligera potencia con el acelerador. Nunca bajes el morro repentina o dramáticamente cuando aterrices un avión… si haces un flare demasiado alto, es mejor sacar el ‘flotador’ y aplicar potencia si es necesario para suavizar el aterrizaje. Un buen piloto siempre mantiene una mano en el acelerador durante el aterrizaje.

Aún no ha terminado – El último error que cometen algunos pilotos es pensar que su aterrizaje ha terminado en el momento en que sus ruedas tocan la superficie de la pista. Para evitar esa clasificación, recuerda controlar toda la longitud de tu aterrizaje. El timón es clave, ya que ahora controla casi todo. Haga que los ajustes del timón sean pequeños, especialmente justo después del aterrizaje, cuando la aeronave sigue rodando bastante rápido. Recuerde también girar los alerones para ajustarlos a la dirección del viento, a fin de evitar ser azotado por los vientos cruzados. Tu aterrizaje no termina hasta que giras hacia la calle de rodaje.

Aterrizar un avión no es fácil… pero aterrizar un avión sin problemas y correctamente es aún más difícil. Así como tienes días buenos y malos, siempre tendrás buenos aterrizajes y malos aterrizajes. Aún así, armarse con el conocimiento y las prácticas adecuadas puede contribuir en gran medida a lograr grandes touchdowns. Usando los consejos anteriores, no aterrizará perfectamente cada vez, pero debería verse haciendo mejores aterrizajes constantemente.

About the author

admin

Leave a Comment